ir al contenido
Estadísticas de Asistencia Integral a las Víctimas de MAP y MUSE

Estadísticas

Estadísticas de Asistencia Integral a las Víctimas de MAP y MUSE

Fecha de corte: 30 de JUNIO de 2020

Información en progreso por monitoreo​ y/o nuevos reportes a la fecha del corte

Nota 1: Para efectos del Sistema de Gestión de Información sobre Actividades relativas a Minas Antipersonal (IMSMA, por sus siglas en inglés), se considera víctima, para efectos operativos, aquella persona que haya sufrido una lesión física o psicológica derivada del impacto directo de la explosión de MAP y MUSE.

 

La Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP) como fuente oficial de información para la Acción Integral contra Minas, en particular para el registro de víctimas por minas antipersonal (MAP) y municiones sin explosionar (MUSE),  han establecido mecanismos de validación y verificación de la información reportada,  los cuales consisten en trabajar coordinadamente con las autoridades locales para que estas certifiquen la condición de víctimas de las personas afectadas por MAP/MUSE y adicionalmente que estos accidentes sean  efectivamente por MAP/MUSE.

Estos procedimientos establecidos con las Autoridades locales conllevan a realizar Consejos de Seguridad entre otros para emitir la certificación requerida por la OACP, estos procedimientos toman un tiempo considerable dado que deben revisar en terrenos las evidencias de los accidentes. En este sentido el reporte oficial de estas víctimas, pueden demorar entre 1 a 3 meses. Lo anterior deriva a tener una dinámica en las cifras para un mismo período de tiempo, por esto es importante resaltar que la fecha de corte del reporte será el último día de cada mes.

 

Situación de víctimas en Colombia​

A la fecha de corte, se han registrado 11.872 víctimas por minas antipersonal y munición sin explosionar, siendo 2006 el año más crítico, pues se presentaron 1.228 víctimas, el mayor número en toda la historia de Colombia. En la última década, la tendencia ha venido cayendo, con excepción del año 2012, hasta ubicarse en 2016 en niveles que no se presentaban desde el año 1999. En lo corrido del año 2020, se han presentado 68 víctimas.

Esta problemática ha dejado heridas al 80.5 % (9.564) de las víctimas y el 19.5 % (2.308) personas han fallecido a causa del accidente, es decir, 1 de cada 5 víctimas muere. Por otra parte, Colombia ha sido uno de los países del mundo con mayor cantidad de víctimas de la fuerza pública y esto ha significado que del total de víctimas, el 60 % han sido miembros de la fuerza pública y el 40 % restante, corresponde a civiles.

 

Mapa interactivo de víctimas​​

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​Nota:

  • Haga clic en el departamento de su interés para conocer las estadísticas de víctimas correspondientes.
  • Haga zoom y clic en el municipio de su interés para conocer las estadísticas de víctimas correspondientes.


Víctimas de MAP y MUSE según rango de edad y sexo

La mayoría (90 %) de las víctimas han sido personas mayores de edad (10.651), una gran parte de estas víctimas pertenecen a la fuerza pública. Si bien, al solo tener en cuenta en las víctimas civiles, el grupo demográfico más afectado, de nuevo, son las personas mayores de edad de sexo masculino (65 %); el segundo grupo que muestra mayor afectación son los menores de edad del sexo masculino (20 %) y luego están las personas mayores de edad del sexo femenino y las menores de edad del sexo femenino con 8 % y 6 %, respectivamente1.

Descontamina Colombia tiene registro de al menos 11.290 víctimas por minas antipersonal y 582 víctimas por munición sin explosionar. A pesar de que los accidentes por MUSE no son tan frecuentes, se debe tener en cuenta que los accidentes por MUSE (1 de cada 4 víctimas fallece) son más letales que las minas antipersonal (1 de cada 5 víctimas fallece). 

 

1. Incluye el Distrito Capital, Bogotá

 

Frecuencia anual de accidentes por departamento

En 513 municipios de los 32 departamentos del país se han presentado accidentes por MAP y MUSE desde que se tiene registro. Los 5 municipios con mayor número de víctimas de 1990 a la fecha han sido Vistahermosa (Meta) con 368 víctimas, Tame (Arauca) con 348 víctimas, Tumaco (Nariño) con 305, Tarazá (Antioquia) con 269, y San Vicente del Caguán (Caquetá) con 262 víctimas.

Y a nivel departamental, los 5 departamentos con mayor número de víctimas civiles ha sido Antioquia (1176), Nariño (631), Meta (420), Norte de Santander (276) y Cauca (273).

 

Víctimas de MAP y MUSE por ​grupo étnico

A este corte, 404 indígenas han sido víctimas de accidentes por MAP y MUSE que, en términos relativos al total de víctimas por MAP y MUSE, representa un 3 %. Sin embargo, al tratarse de un grupo minoritario en Colombia, la tasa de víctimas por accidentes de MAP y MUSE de 1990 a la fecha por cada 100.000 indígenas es cercana a 34, lo cual representa un gravísimo problema para este grupo minoritario. Además, es necesario tener en cuenta que el 37 % (148) de las víctimas indígenas han sido menores de edad y del total de víctimas el 30 % de las víctimas fallecen por causa del accidente.​

Desde el año 2012, el número de víctimas indígenas ha venido disminuyendo de manera continua.​​

2. Teniendo en cuenta las proyecciones de población y los Censos de 1993 y 2005 del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

 

​Principales acciones

En respuesta a ello, y en el marco de la Asistencia Integral a las Víctimas, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz - OACP ha desarrollo acciones orientadas al fortalecimiento del Sistema Normativo para garantizar el acceso a derechos de las víctimas de MAP y MUSE en las diferentes políticas sectoriales. Ello se evidencia ​en la formulación e implementación en el año 2016 de la Ruta de Atención en Salud y Rehabilitación Funcional para Víctimas de MAP y MUSE, ejercicio que partió de la base de crear un instrumento que permite tender puentes entre el mundo de la Discapacidad y la Asistencia a las Víctimas; se trata de una herramienta que orienta tanto a víctimas y sus familias, como a profesionales con competencias y responsabilidades en estos mundos, frente a los mecanismos de acceso a los derechos contemplados en las etapas de la Ruta.

En virtud de lo anterior, y al trabajo adelantado entre la Superintendencia de Salud y la OACP, durante el 2019, fue posible reportar a la Supersalud, para su correspondiente gestión, 75 casos de víctimas de MAP y MUSE que han presentado barreras frente a la garantía del derecho a la salud y a la rehabilitación funcional. Estas acciones se generan el en marco de la Circular 004 de 2017, en el que la Supersalud da instrucciones a la luz de los principios que rigen el Sistema General de Seguridad Social en Salud, con el fin de garantizar la debida atención en salud a las víctimas de MAP y MUSE.


Por otra parte, con el fin de mitigar los efectos negativos que generan las MAP y MUSE, particularmente en aquellas personas que adquieren una discapacidad, el Estado Colombiano expidió el Decreto 600 de 2017, el cual normatiza una Prestación Humanitaria para las víctimas con una discapacidad igual o superior del 50 % de la pérdida de capacidad laboral. Es así como a partir del momento en que entró en vigencia este decreto se desarrolla la identificación constan​te de víctimas de MAP y MUSE a quienes el Ministerio de Trabajo ha garantizado de forma mensual el pago de la Prestación Humanitaria Periódica.

Así mismo, en el marco de la Ley, por medio de la Resolución 00677 de 2017, el Estado Colombiano ha establecido los mecanismos para garantizar la Participación de las víctimas de MAP y MUSE en la Mesa de participación de los diferentes hechos victimizantes que establece la Política de Atención y Reparación a las Víctimas.

Finalmente, se resaltan los esfuerzos de la OACP en apoyar a los sobrevivientes y sus Asociaciones. Se trata de una estrategia de fortalecimiento de cara a un ejercicio de derechos, de empoderamiento, de participación, de liderazgo, de incidencia política y de inclusión socioeconómica, como medida para fortalecer la quinta etapa de la Ruta de Atención. Este trabajo se ha desarrollado mediante un esquema de trabajo entre pares, en los que la construcción de confianza permite la aceptación masiva de las Asociaciones en lugares de difícil acceso en el país.

Durante el año 2019 se celebraron contratos para apoyar la implementación de la política AICMA con Asociaciones de Sobrevivientes de MAP y MUSE en los departamentos de Nariño, Norte de Santander, Caquetá y Cauca.